Rosquillas de mi yaya

Esta es una receta, que desde peque la he visto hacer a mi abuela. Siempre la hacíamos por semana santa, junto con las flores, barquillos, torrijas, mi casa parecía una pastelería. Debe ser de ahí que me viene esta pasión por la repostería.

Antiguamente estas recetas pasaban de madres a hijas y es por eso que no tenemos por escrito. La hemos hecho mi mami y yo de memoria, hacía tanto tiempo que no la hacíamos que dudabamos si nos saldrían bien. No exagero si os digo, que la ultima vez fue hace 11 años, un año después de morir mi yaya. Hoy ha sido un día inolvidable, algo que intentaré volver a repetir junto a mi mami cada año. Ha sido como si mi yaya estuviera con nosotras y creerme si os digo que el sabor es igual que el que conseguía ella. Están buenísimas!!

Os sorprenderá la medida de los ingredientes, estamos acostumbrados a tener siempre todo en grs, pero mi yaya era así, debe ser típico de su época y del pueblo, un pueblo maravilloso, Daimiel, su Semana Santa es maravillosa, sus dulces, migas, duelos y quebrantos, gachas de pito, asadillo,… Toda una gastronomía exquisita, sus iglesias, costumbres y gentes, un lugar a tener en cuenta en la ruta manchega.

Bueno, vamos con la receta!!

Ingredientes para unas 50 rosquillas:

Ingredientes

– 4 huevos

– 4 par de papelillos de soda (marca el tigre es la que yo utilicé)

– 4 medidas de huevo de aceite de oliva frito

– 4 medidas de huevo de azúcar fina blanca

– 1 limón grande

– 700 grs apróx de harina de trigo

– 1 kg apróx de azúcar

– 2 ltrs de aceite de oliva suave ( depende de la sarten)

– 3 palitos canela en rama

Preparación:

Sarten

En una sartén honda, yo utilice un wok, echamos bien de aceite, todo depende del tamaño de la sartén, para la cantida de aceite a utilizar, en este caso 2 ltrs. Hay que tener en cuenta que necesitamos que nuestras rosquillas se hagan con aceite abundante.

Se calienta y una vez caliente lo dejamos que repose y enfrie. Necesitamos que enfríe para coger nuestras 4 medidas de huevo y para ello tiene que estar bien frío, sino se nos cuajarían los huevos que utilizaremos en la masa. Un truco es poner unos cucharones en un bol tapado con film en la nevera y así enfría antes.

image

Por otro lado en un cazo cocemos el limón y las ramas de canela, el limón que previamente hemos rallado y reservado dicha ralladura para después añadir a la masa. En mi caso como era muy grande solo he puesto medio limón.

Mi abuela hacía todo a mano, pero yo he incorporando en el proceso a mi KitchenAid!!

image

En el bol echamos los 4 huevos y batimos bien, con el accesorio de barillas y a máxima potencia (yo he elegido dos de ellos para coger su cáscara por si una al utilizarla se me rompiera, pero no he tenido que utilizar nada más que una. Cómo hacemos? Damos un pequeño golpecillo en la punta del huevo y con cuidado hacemos un pequeño agujero, para sacar el huevo y luego llenarlo con azúcar y posteriormente de aceite), seguidamente los 4 papelillos blancos, batimos y luego los 4 blancos con topos verdes y volvemos a batir bien. A continuación échamos las 4 medidas de huevo de aceite de oliva frito frío, los 4 de azúcar y la ralladura de limón, yo eché la de todo el limón que era muy grande. Hay gente que echa también ralladura de naranja y su zumo, pero las de mi yaya no lo llevan. Mezclamos bien todo y posteriormente echamos la harina, según mi yaya la que te pida la masa. Típico de abuela!! Yo he pesado en este caso la harina que he ido echando, supongo que todo depende de la harina y el resto de ingredientes, en mi caso han sido 700 grs. La masa tiene que quedar consistente y que no se pegue a las paredes. Hay que cuidar que no se quedé dura por lo que no nos pasemos con la harina. En el momento que introducimos a la mezcla la harina bajamos potencia y cambiamos al accesorio del gancho para amasar y vamos añadiendo poco a poco la harina. una vez lista, la sacamos del bol a la mesa de trabajo que previamente hemos preparado echando sobre ella harina para que no se pegue nuestra masa y facilitar el amasado. Con un rodillo amasamos dejando un grosor de unos 2-3 mm apróx. Y con un molde si tenemos de donuts vamos cortando nuestras rosquillas, si no tienes no pasa nada, con un vaso cortamos y con un dedal hacemos el centro, si lo hacemos asi, al coger cada rosquilla para abrir un poco con un cuchillo todo el contorno de la rosquilla, iremos abriendo un poco el agujero. La verdad que yo las hice con molde, pero me gustaban más las de mi abuela, quizás la próxima vez las haga asi. El abrir el contorno con un cuchillo es para que después suba la masa al freírlas.

image

image

Una vez que las tenemos listas, las vamos metiendo en la sarten, que tendremos preparada caliente con el aceite que previamente habíamos frito, la masa cae al fondo de la sartén, pero si está en su punto subirá al poco tiempo para arriba, damos la vuelta con ayuda de una espumadera y cuando esté dorada a nuestro gusto la sacamos a un bol con papel de cocina para que escurra el aceite sobrante. Una vez todas fritas, las vamos pasando por el cazo que habíamos reservado con la canela en rama y el limón y seguidamente las cubrimos de azúcar, yo tuve que utilizar mucha porqué se me mojó mucho y no se pegaba bien. Hay gente que no las moja, pero el mojarlas hace que sean màs esponjosas y también le dà ese toque de canela y limón. Otros deciden darle el toque de canela mezclando esta con la azúcar, va a gustos, mi versión es la que mi abuela hacía y yo he querido reproducir exactamente. Espero que os gusten, a toda mi family nos encanta.

image

imageimage

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s